> Servicios > Centro del mayor > Prevención

Prevención

En una sociedad con mayor esperanza de vida

Prevención

Por su parte, memoria y edad han sido desde los principios de las sociedades dos términos íntimamente relacionados. Hablar de olvidos, fallos de memoria o dificultad para aprender cosas nuevas era, hasta hace poco, hablar de vejez.

Hoy se reconoce que la pérdida de memoria es un proceso en el que intervienen numerosos factores y que sobre alguno de ellos se puede intervenir favoreciendo la estimulación y el mantenimiento cognitivo.

El aumento de la esperanza de vida, asociado fundamentalmente a los avances biomédicos y a las mejoras en las condiciones de vida, es un hecho que caracteriza la demografía actual de las sociedades desarrolladas y es la causa fundamental que está produciendo en las mismas un notable envejecimiento de sus poblaciones.

Desde el ámbito de la salud, uno de los aspectos derivados del incremento de la esperanza de vida que más preocupan, tanto a los propios individuos que envejecen –que somos todos–, como a los responsables de la planificación y gestión de los recursos, es el aumento del número de personas que presentan pérdidas progresivas de capacidad funcional y llegan a necesitar cuidados y atención de larga duración. Quizás, de las situaciones que desembocan en la pérdida de independencia personal, unas de las más alarmantes sean las enfermedades cerebrales degenerativas causantes de síndromes de deterioro cognitivo o demencia.

Por tanto, de las reflexiones más escuchadas en las últimas décadas en distintos foros relacionados con el estudio del envejecimiento, es la que se señala que "no basta con dar años a la vida sino que hay que dar vida a los años". Este lema sintetiza el camino que hoy orienta gran parte de la investigación y del desarrollo de intervenciones aplicadas en el campo de la gerontología y en el de la discapacidad, es decir, la búsqueda de la mayor calidad de vida en el proceso de envejecer.

Organismos colaboradores